Maskan-e mehr

 

 

Niño camina por el desierto yendo al colegio en Birjand, Iran

 

 

Maskan-e Mehr Birjand

 

Welcome to the Paradise

 

 

info
En los últimos años, decenas de núcleos urbanos fueron planeados a lo largo de todo Irán, lo que el ex presidente Mahmud Ahmadinejad llamó “la mejor empresa desde Adán”, el proyecto de construcción de viviendas Maskan-e Mehr. Miles de millones se invirtieron para erigir 17 nuevas ciudades y alrededor de millón y medio de viviendas. Uno de los objetivos principales era tratar revertir la migración a las ciudades más grandes, donde el nivel de vida se está deteriorando debido al tráfico, la contaminación y las altas rentas.
 
Comunidades prefabricadas se erigieron en desiertos áridos, a menudo con poca consideración por las condiciones ecológicas. El plan era equipar a cada comunidad con toda una gama de servicios: transporte público, parques, hospitales, escuelas, mezquitas, etc. Pero la implementación real de estos planes pronto resultó fallida. La vertiginosa tasa de inflación, y el endurecimiento de las sanciones internacionales, hicieron que no fueran rentables para los inversores, lo que les llevó a deshacerse de los proyectos a mitad de la construcción. Unas 200.000 unidades carecían de acceso a sistemas de agua, calefacción y alcantarillado. El plan de vivienda Maskan-e Mehr finalmente resultó en uno de los mayores obstáculos para la recuperación económica de Irán. 
   

In recent years, dozens of urban centers were planned throughout Iran, what former President Mahmud Ahmadinejad called “the finest undertaking since Adam”, the Maskan-e Mehr houses building project. Billions were pumped into the economy to erect 17 new cities and some 1.5 million housing units. One of the main goals was reversing migration to the larger cities, where living standards are deteriorating due to traffic, pollution and high rents. 
 
Readymade communities were erected in barren deserts, often with little regard for the on-the-ground ecological conditions. The plan was to equip each community with a range of amenities: public transportation, parks, hospitals, schools, mosques. But the actual implementation of these plans soon proved haphazard. The skyrocketing inflation rate, as well as tightening international sanctions, made these ventures unprofitable for developers, leading them to jettison projects mid-construction. Some 200,000 units lacked access to water, heating and sewage systems. The Maskan-e Mehr housing plan ultimately resulted in one of the biggest obstacles to Iran’s economic recovery.